Tela es una ciudad puerto ubicada en el Caribe hondureño. Esta ciudad tiene una superficie es de 1.163,3 kilómetros cuadrados (449,2 millas cuadradas). Política y administrativamente pertenece al departamento de Atlántida. Sus coordenadas son 15º 47′ 00.3″ de latitud norte por 87º 27′ 14.8″ de longitud oeste. Está ubicada entre dos importantes ciudades como San Pedro Sula (Este) y La Ceiba (Oeste). La capital del país, Tegucigalpa se encuentra a 321 kilómetros.

El río Lancetilla divide a la ciudad de Tela en dos sectores bien definidos, conocidos como Tela viejo (sector Este) y Tela nuevo (sector Oeste).

El puerto de Tela está rodeado por varias comunidades garífunas, así como de parques nacionales. Al este de Tela se encuentra la villa garífuna de Ensenada. A 8 km se encuentra la ciudad garífuna de Triunfo de la Cruz y el refugio Silvestre Punta Izopo.

Al oeste de la ciudad (8 kilómetros) se encuentra, Tornabé la más grande villa garífuna de la región. Más adelante en dirección oeste también se encuentra la villa garífuna de Miami. Asimismo, también se encuentra la Laguna de ‘Los Micos’, Punta Sal o parque nacional Jeanette Kawas y muy cerca de Tela se encuentra la Villa Garífuna de San Juan. Al sur de la ciudad está el Jardín Botánico Lancetilla.

Historia[editar]

Tela, fue la primera población fundada por los españoles en Honduras. La ciudad fue fundada el 3 de mayo de 1524, por el conquistador español, Cristóbal de Olid, bajo el nombre de Olid como buen católico reconoció la fecha como día en la cual, los católicos celebran el día de la cruz.2​Sin embargo, para los habitantes de la ciudad el nombre resultaba demasiado amplio, por lo que al poblado, se le abreviaba como ‘Tela. , la ciudad llegó a ser conocida simplemente por Tela. El nombre Triunfo de la Cruz, fue retenido por un pequeño promontorio en la bahía continuo a la hoy ciudad de Tela. Otras versiones del nombre de la ciudad, indican que su nombre proviene de una contracción de ‘Tetela’, que una lengua indígena significa, «tierra fragosa de montes y sierras».2

La ciudad originalmente fue fundada en la vecindad de un pueblo indígena llamado Tehuacán, que con muy buena fuente de agua pura, alimentos y plantas medicinales, era controlado por el cacique Cucumba, quien convenció a los españoles de que era un buen lugar. Varios meses después de fundada, la municipalidad fue disuelta y paso a formar parte de la jurisdicción de la Villa de Trujillo. A finales del siglo XVI, la bahía de Tela era frecuentada por los bucaneros que merodeaban el mar Caribe, buscando la manera de asaltar las goletas españolas que acarreaban fortunas en metales y piedras preciosas, procedentes de Trujillo, Puerto Cortés, La Habana y otros puertos del Atlántico. En 1825, año en que se hizo la primera división política territorial, Tela formaba parte del Departamento de Yoro. En 1876 le dieron la categoría de Municipio. Con la creación del departamento de Cortés, el 4 de junio de 1893, Tela paso a formar parte de Cortés. Posteriormente, el 17 de julio de 1894, pasa nuevamente al departamento de Yoro; pero en 1902, pasa a formar parte del departamento de Atlántida. El puerto de Tela alcanzó la categoría de ciudad en marzo de 1927.2

Entre los años 1860 y 1900 la economía se basó en el cultivo y producción del banano en Honduras. Ya para 1912, el gobierno empezó a dar concesiones a nacionales y extranjeros que quisieran promover la economía del lugar, dando así, comienzo a la gran época de las empresas bananeras en el país. Durante esta época, la pequeña población tuvo un tiempo de mucho esplendor cuando la transnacional bananera, Tela Railroad Company tuvo sus oficinas principales aquí.3​Tela se constituyó en municipio el 2 de junio de 1876 bajo el gobierno del presidente constitucional de la república, Doctor Marco Aurelio Soto. A partir de 1912 la United Fruit Company (UFCO) generó el 80 por ciento de los empleos de la zona. En 1930 con el traslado de la United Fruit Co. al valle de Sula, Tela se vio en serios problemas de desempleo. En 1976, esta compañía devolvió a la municipalidad de Tela las tierras que ocupaba. El potentado bananero influyó mucho en las decisiones estatales hasta crear una forma de gobierno paralela que duró varias décadas del siglo pasado. Tras la desaparición de la Tela Railroad Company, la pequeña ciudad cayó en un letargo del que ha comenzado a despertar en tiempos recientes.3

Población[editar]

Iglesia

Sus pobladores son mestizos, que ha resultado de la combinación de dos razas: la española y la tolupán. Ésta etnia indígena se retiró de esta área luego del arribo de los españoles a la bahía de Tela.4​ Los garífunas son descendientes de los negros que vinieron de la Isla de San Vicente, viven alrededor de la ciudad, habitan en la zona desde principios de siglo y pese a la fuerte influencia cultural de que han sido objeto, todavía conservan su lenguaje, su baile ‘punta’ y tradiciones ancestrales.2

La población de Tela en 1901 era de 1101 hombres 975 mujeres total 2076.5​Para el 2010 de acuerdo al Instituto Nacional de Estadísticas de Honduras (INE), el municipio de Tela contaba con 49,533 habitantes en el casco urbano y de 45,110 habitantes en el área rural, totalizando un total de 87,643. 6

Un 36.4% de la población se encuentra entre 0-14 años. Un 7.2% entre 50-60 años y 7% de la población informante se ubica en un rango de 61 años o más, de los cuales el 45.1% son hombres y el 54.8% son mujeres. La mayor concentración de la población se encuentra entre las edades de 15-49 años, con un 49.4% de la población encuestada.4

32.5 por ciento de la población se dedica a actividades de comercio, hoteles y restaurantes, un 29.2% a la agricultura, un 16.5% a servicios gubernamentales, comunales y personales y un 10.8% a la construcción. La mayor categoría ocupacional la tienen los empleados u obreros privados (50.2%) y trabajador cuenta propia sin contratación (17.9%) seguido del productor agrícola sin contratación (8.8%) y empleado u obrero público (7.3%).4

La emigración para Estados Unidos, Canadá, Gran Caymán y España es muy común en Tela. Asimismo, los teleños emigran hacia las grandes ciudades de Honduras como Tegucigalpa y San Pedro Sula. Algunos pobladores consideran que las remesas no dejan de perjudicar a la sociedad teleña por el nivel de dependencia que promueven.4